Skip to main content

Miopía y Astigmatismo, ¿cuál es la diferencia?

0

¿Sabías que miopía y astigmatismo son dos condiciones oculares que se adquieren de forma genética o, en ocasiones, como consecuencia de una cirugía de cataratas? Esto significa que si tú padeces alguna de estas dos condiciones, es muy probable que tus hijos desarrollen uno o ambos defectos oculares.

Sobre la miopía

Por lo general, la miopía se desarrolla durante los primeros años de vida. Por ello, las personas con miopía simple deben cambiar la graduación de sus lentes constantemente, hasta que esta condición detenga su evolución, aproximadamente 20 años después.  Sin embargo, si se trata de una miopía patológica, la persona puede alcanzar niveles más agresivos y hasta sufrir el desprendimiento de la retina. Esta condición ocular puede resolverse si acudes con un oftalmólogo, quien seguramente  te recomendará recurrir a los lentes de armazón o a los de contacto.

Además de estas opciones, existe la cirugía refractiva, cuyo propósito es modificar la forma de la córnea y corregir la refracción de la luz que entra en el ojo dañado.

Una persona será candidato a esta cirugía dependiendo de la miopía que haya desarrollado.

Detección temprana de defectos oculares

¿Tu hijo debe entrecerrar los ojos y frunce el ceño para ver objetos a la distancia? Entonces es muy probable que padezca miopía. Recuerda que este déficit en su agudeza visual puede ocasionarle dolores de cabeza, irritación en los ojos, sensación de mareo e incomodidad en general.

Es muy importante que estés al pendiente de su desarrollo y capacidad visual, sobre todo durante sus primeros años, ya que durante la infancia los niños no pueden identificar por ellos mismos un problema con su visión.

Sabías que…

Los niños con problemas de la vista no sólo suelen tener problemas en el ámbito escolar, sino que tienden a ser más tímidos o distraídos. Evita que esto se convierta en un posible problema de autoestima y ayúdalo a recuperar su vista con la atención médica adecuada. ¡Visiten al oftalmólogo!

Existe una gran variedad de lentes para los más pequeños, los cuales pueden utilizar mientras alcanzan la edad adecuada para someterse a una cirugía de corrección visual, si es que así lo desean.

Sobre el astigmatismo

El astigmatismo es un defecto ocular que impide definir los detalles de los objetos que observas pero, a diferencia de la miopía, esta dificultad se presenta al observar cosas cercanas. Esta condición ocular también se debe a una  alteración en la curvatura de la córnea, lo que provoca síntomas similares al padecimiento de la miopía: dolor de cabeza o sensación de mareo.

Si además de estos síntomas, el hecho de leer un libro o utilizar la computadora se convierte en una situación molesta e incómoda, entonces es momento de acudir con un oftalmólogo.

El astigmatismo también puede resolverse con lentes, ya sea de armazón o de contacto, dependiendo de la severidad de la curvatura de la córnea. También existe la opción de realizar una cirugía refractiva, pero cuando se trata de un astigmatismo moderado.

Algunos datos interesantes

A pesar de que se trata de condiciones oculares distintas, miopía y astigmatismo suelen aparecer de forma conjunta.

Durante algún tiempo se había creído que ver la televisión o las pantallas de los dispositivos electrónicos durante un largo período podía provocar la aparición de alguno de estos problemas de la vista. Sin embargo, algunos estudios afirman que el verdadero problema de pasar horas frente a una pantalla se ve reflejado en el cansancio que esto implica; pero miopía y astigmatismo no son consecuencias de esto.

El factor clave para desarrollar dichos problemas oculares radica en la genética, especialmente cuando ambos padres poseen alguno de estos defectos oculares. Es decir, si padeces miopía o astigmatismo, la probabilidad de que tus hijos tengan problemas de visión es mucho mayor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *